fbpx
info@laculturaldemadryn.com.ar +542804369449

Silvia, teacher de Children 3, Adolescentes 3 y Adultos 1/2 y Adultos 5

Entrevista teacher Silvia

La virtualidad llegó para romper con los esquemas a los que estábamos acostumbrados y nos dio la posibilidad de continuar con nuestras rutinas de trabajo y de estudio, en un contexto complejo y de incertidumbre.

También nos desafió a adaptarnos a lo desconocido y nos obligó a cambiar nuestros modos de vincularnos buscando la mejor forma de mantener los lazos, a pesar de los obstáculos y las distancias.

En el camino de un año intenso para la enseñanza, las teachers de la Cultu nos cuentan cómo lo atraviesan y cómo es el trabajo en conjunto con sus compañeros de equipo y con los alumnos y familias.

Hoy es el turno de conocer la experiencia de la teacher Silvi y te invitamos a leerla.

-¿Cuánto hace que formás parte de la Cultural y a qué edades te dedicás?

Hace 27 años que doy clases, me recibí en la Cultural. Actualmente me dedico a niños, adolescentes y adultos. Me resulta una tarea encantadora, me gratifica mucho y me siento feliz haciendo lo que hago.

-¿Cómo afrontaste la nueva experiencia de las clases online?

Fue un desafío este proceso, por ser distinto a lo que estábamos acostumbrados, por no tener la posibilidad de estar en la clase frente a frente, en algunos casos conocer poco a los alumnos, aunque por suerte tengo a varios que ya conocía y eso te da una ventaja, pero se adaptaron todos perfectamente.

También tuve que aprender mucho, sobre todo a usar distintas herramientas que no manejaba, porque si bien utilizo el celu y la compu, no soy muy internauta.  La transición fue lenta para algunos y hay que tener en cuenta la realidad de cada casa. Hoy internet es la herramienta que permite que la clase sea exitosa o no, pero en mi caso pude llegar a todos, no he tenido bajas.

Los niños se conectan con mucha rapidez. Empecé dando clases por WhatsApp, luego a trabajar por Zoom. También probé otras herramientas, pero en Zoom encontré todos los elementos que necesito.

-¿Cómo fue la adaptación de los alumnos y la respuesta de las familias?

Con los niños tenés que buscar que les lleguen las canciones, los elementos que estás trabajando, que escuchen para que no pierdan la atención. No he tenido muchos problemas, llegue con todos los programas bien y así seguimos, doy todas las clases como si estuviera en el aula y creo que estamos todos cómodos, aunque no es lo mismo que la clase presencial. Esta modalidad es muy linda, nueva y llegó para quedarse porque la metodología de enseñanza es fructífera, pero la clase presencial tiene otro sabor.

El apoyo de las familias es fundamental y me he sentido sumamente acompañada por ellos, estoy en contacto con los papás y saben que me pueden contactar en cualquier momento. Ellos son los que se ocupan del envío de tareas a mi mail. Con los niños y sin las familias presentes esta modalidad sería imposible, asique estoy agradecida porque siempre están ahí.

-¿Qué tiene de positivo la modalidad virtual?. ¿Y la presencial?

Esta nueva modalidad nos acercó a las familias y nos integró mucho como grupo porque siempre se necesita el apoyo, y el respaldo institucional estuvo siempre. Aprendimos nuevas herramientas y formas de comunicación, eso te enriquece mucho. También exige más trabajo en cuanto a la preparación de las clases, tanto previo como posterior, pero es enriquecedor.

Por otra parte, la clase presencial tiene un contacto que es inigualable, sobre todo en los niños, el poder ver sus reacciones, sus movimientos, como juegan, responden y se divierten.

-¿Qué les dejó esta experiencia como equipo e institución?.

Somos un grupo consolidado con Daniel a la cabeza, que está siempre para apoyarnos. Tenemos mucha libertad, todos pudimos elegir la forma más cómoda para poder llegar a nuestros alumnos y la herramienta que nos diera mejor resultado. Como grupo nos apoyamos, es mandar un mensaje, ver cómo hacemos tal cosa o que nos parece tal otra. Siempre estamos el uno para el otro, somos una gran familia y, aunque parezca un cliché, es así, algunos nos conocemos desde hace mucho tiempo. Yo no me sentí sola en ningún momento y creo que esta experiencia nos deja el buen sabor de saber que no estamos solos, y eso es lo importante.

-¿Cómo es el balance de lo trabajado hasta el momento?

Al principio se hizo una reunión donde juntos decidimos de qué manera se podía seguir, cuál era la mejor forma, y de ahí salieron ideas. Había que salir adelante y lo más importante era mantener la continuidad, que todos recibieran las clases de la mejor forma posible, y lo estamos logrando, está funcionando muy bien. Por eso el balance es positivo, hemos cumplido con las expectativas con creces, creo que va a ser un año exitoso en lo académico.

Aunque me encantaría poder volver a las aulas, no están dadas todavía las condiciones, asique por el momento vamos a seguir trabajando de la misma manera. Cada uno encontró la mejor forma de enseñar y hoy la virtualidad es la opción más conveniente ante la imposibilidad de volver a las aulas.