fbpx
info@laculturaldemadryn.com.ar +54-0280 445-2715 +542804369449

Agostina, teacher de Children 2, 3 y 5

Entrevista Agostina

Tras un cuatrimestre intenso y particular además de único en los 30 años de la Cultural, te contamos en primera persona, de la mano de los teachers, lo que implicó esta experiencia tan movilizante como enriquecedora.

Con ustedes Agostina, docente de Children 2.

-¿Cuánto hace que das clases y qué es lo que más te gusta?

Doy clases desde hace 8 años, al principio arranqué con dos o tres cursos porque la idea era ir evaluando con que edades me sentía más cómoda. Tuve adolescentes, pre adolescentes y ahora me dedico más al grupo de 8-9 años que sería un children 2.

Lo que más me gusta es poder compartir las clases, dejarles un lindo recuerdo de la experiencia de aprender un idioma. La idea es que aprendan divirtiéndose, que hagan nuevos amigos, que conecten con otras personas y que compartan cosas nuevas.

Aprenden mucho sobre costumbres y temas internacionales, sobre el país de origen del inglés, un poco de interculturalidad y, sobre todo, se estimula la parte oral, que escuchen, aprendan consignas, frases cortas y demás. Así los vamos introduciendo de a poco de forma natural.

-¿Cómo afrontaron este desafío de las clases virtuales?.  ¿Cómo es la experiencia con una generación nativa de las tecnologías?.

Si bien la mayoría saben lo que es un celular, una computadora y casi todos tienen acceso a internet (aunque esta pandemia nos dejó ver que hay mucha desigualdad en el acceso a las tecnologías) destaco la rapidez con la que se actuó desde la institución. El sabado siguiente al dia que se anunció la suspensión de las clases nos reunimos para evaluar cómo seguir adelante y el primer lunes posterior empezamos con las clases online.

Empezamos por Whatsapp, zoom y google meet y classroom entre otras plataformas porque la idea es replicar las clases de manera virtual adecuandonos a la mejor funcionalidad de las distintas plataformas según el grupo y sus necesidades. Siempre hubo continuidad, no dejamos de tener clases, sino encuentros presenciales. Particularmente, pase a Google Clasroom, una herramienta para poder cargar más contenidos, porque los videos eran más largos y con tanta carga de información de actividades extras a inglés, se dificultaba tener todo cargado en un solo celular. Además,  hago un encuentro semanal online para mantener el contacto con mis alumnos, poder interactuar mas y reforzar la parte oral.

El desafío más grande fue poder adaptar los contenidos para las distintas edades. No es lo mismo para un nene de 9 años tener un docente acompañando en el aula (las familias muchas veces, aunque no saben inglés, tratan de acompañar en todo lo que pueden), y lo difícil fue poder adaptar todo un libro a través de una computadora.

Pensamos en las posibilidades de cada familia, si tenían internet, si contaban con una computadora, creo que todos aprendimos muchísimo. Nosotros logramos completar el programa según lo planificado a principio de año, hicimos proyectos por fuera del libro, aprendieron a grabar videos, audios, fue todo aprendizaje que va mucho más alla del ingles. Si bien al principio nos costó, incluso ponernos frente a una cámara, grabarnos, lo pudimos superar de manera muy positiva.

-¿Cómo fue la respuesta de las familias?

Las familias siempre se mostraron muy  predispuestas en colaborar, en la manera que nos organizamos, como planeamos, como pusimos el interés de los chicos y chicas por delante para pensar qué podíamos hacer y cómo, para tratar de lograr pequeños avances sin frustrarlos, porque algunos tienen otras cargas. Entonces la idea es que ellos desde su casa, con la compu o el celu, puedan realizar la actividad, y nosotras guiamos.

Rescato mucho el trabajo en equipo con el trazado institucional, la conexión con mis otras compañeras, mantenernos en contacto, consultarnos dudas, inquietudes, problemas o lo que sea que fue surgiendo en esta situación.

-¿Qué es lo que más exige esta modalidad y qué tiene a favor?

Como positivo se puede decir que nos volvimos mucho más creativos a la hora de enseñar porque con esta modalidad es quizas menos emocionante dar una clase frente a una cámara, entonces la idea fue pensar propuestas creativas, que integren contenidos. Había que pensar nuevas maneras de enseñar, aprender y mantener el interés. Nos alejamos de la educación tradicional para hermanarnos con las nuevas tecnologias.

También lo positivo fue ponernos en contacto con las familias y entre nosotros. Claramente fue a prueba y error porque nadie había pasado por una experiencia virtual antes.

A su vez, la modalidad online nos permite ver y escuchar las clases cuando queramos y las veces necesarias. Hicimos carpetas con el vocabulario para que practique el que lo necesite, preparamos material específico sobre ciertos contenidos para que lo vean cuantas veces quieran. Entonces, la idea de poder tener todo el material subido a una plataforma hace que puedan recurrir al mismo y tenerlo siempre a disposición.

Asimismo, los adolescentes y los adultos son los que más se benefician con esta modalidad porque en vez de trasladarse al instituto lo pueden hacer desde la casa y eso es para rescatar. Además, podemos pensar en la educación desde otro lugar, ya no presencial, y es valorable tener en cuenta otras formas de enseñar y aprender.

Otra de las cosas a favor es que la familia se vio integrada a la actividad, eso fue súper positivo, porque antes no había mucho conocimiento de lo que pasaba dentro del aula, pero ahora al ver y escuchar las clases en familia, al pedirles que hagan alguna actividad juntos, les dejó ver a los padres el trabajo que hacemos, la responsabilidad que ponemos y toda la familia aprendió un poco, desde lo técnico, las plataformas y hasta el propio inglés. Los nenes les enseñan, pero tampoco hace falta saber inglés para acompañarlos porque revisándoles los cuadernos, preguntándoles sobre las actividades, las tareas o simplemente estando ahí, creo que se genera una linda interacción.

Entre lo más exigente o dificultoso es que a esta edad los chicos no cuentan con un celular o dispositivo propio, entonces tienen que depender de que la mamá o el papá vuelva de trabajo o esperar que alguien los conecte y supervise.

-¿Considerás que después de este momento va a haber un antes y después y  que la enseñanza virtual va a ganar más terreno, o que la presencial va a seguir prevaleciendo?

Considero que en los niños la presencialidad y el contacto con otros es súper necesario porque necesitan interacción, juego, charla y todo lo que ofrece el encuentro presencial. Si bien es positiva esta modalidad, es difícil porque todavía no hay fecha de regreso y a muchas familias les costó mucho este ritmo de aprendizaje. Sin embargo, creo que es todo aprendizaje; nadie se retrasó, nadie perdió nada, todos avanzamos, cada uno en lo que pudo, con sus tiempos, pero todos aprendimos. Pero sí, me parece una posibilidad para pensar a futuro en una instancia media entre una cosa y la otra o poder hacer las dos cosas, complementandose.

Creo que el antes y el después está clarísimo, porque ya no vamos a volver a como era por los miedos y la incertidumbre al menos en el corto plazo, pero por ahora está bueno recalcar que estamos dando lo mejor y haciendo todo lo que podemos, atendiendo a las necesidades y situaciones de cada familia, y acompañando, con muy buenos resultados.

Leave a Reply